El Entorno

 El municipio de Ribadesella está ubicado en la comarca oriental de Asturias, entre el mar Cantábrico y las montañas que separan la costa de los picos de Europa.

 El concejo riosellano posee algunas montañas considerables, algo infrecuente tan cerca del mar. La cumbre más alta pertenece a la Sierra de Escapa y es el monte Mofrechu, de 897 m., que está en las proximidades de la aldea de Santianes y del río Sella. 

 Un bonito paseo para ver la ciudad desde otra perspectiva es el que llaman el “Paseo de la Grúa” que discurre por el extremo oriental de la ría. Al final del paseo está el monte Corberu al cual se puede ascender por unas escaleras al alto donde se encuentra la Ermita de la Guía que ofrece unas excelentes vistas del Cantábrico así como de Ribadesella, la playa y las altas montañas que flanquean la zona sur.

 La playa de Santa Marina es la playa urbana de Ribadesella, algo más de 1km de larga y quizá la más popular entre los visitantes dado su fácil acceso y gran extensión. La playa guarda una sorpresa al visitante primerizo, huellas de dinosaurio. En el extremo occidental, en la bajada al acantilado, pueden verse rastros de pisadas de saurópodos.

 La cueva de Tito Bustillo, es en realidad un conjunto de galerías, está llena de pinturas y grabados que se desarrollan a lo largo de 800 m. Las representaciones más antiguas datan de hace unos 25.000 años, mientras que las más recientes son de hace unos 10.000 años. Destacan representaciones animales como caballos, renos, cabras y bisontes pero quizá las obras más características de Tito Bustillo sean la representaciones del cuerpo femenino aprovechando los relieves de la roca sobre la cual están pintadas, las famosas “vulvas”. También hay representaciones fálicas que resultan ser la primera muestra de sexo masculino dentro del arte rupestre hasta ahora conocido. En las galerías se han encontrado útiles de sílex, espátulas o arpones fabricados a partir de huesos de animales.